Primera edición de sellos de Correos dedicada a la Historia Militar de Extremadura

El pasado 1 de octubre, en la sala de conferencias de la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País de Badajoz, tuvo lugar la presentación oficial de la 1ª edición de sellos conmemorativos de la Historia Militar de Extremadura que la Asociación Histórico-Militar Alfonso IX (AIX) lleva a cabo con la imprescindible colaboración de la Asociación Cultural Filatélica y Numismática Pacense, y que se ha dedicado al insigne personaje que da nombre a nuestra asociación, el rey Alfonso IX de León, y las trascendentales actuaciones con que finalizó su reinado, las campañas militares de 1229 – 1230, con que incorpora gran parte de la actual Extremadura a la civilización cristiana occidental.

Los secretarios de la AHMAIX y la Filatélica y Numismática presentan el nuevo sello dedicado a Alfonso IX (foto periódico HOY)

La finalidad principal de la AIX es promover y fomentar el conocimiento y estudio de la cultura e historia militar extremeña en todos sus órdenes, y dentro de las actividades que ha estado desarrollando en estos difíciles tiempos de pandemia se encuentra la confección de una serie de sellos de Correos de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) personalizados, que conmemoren personajes y hechos trascendentales de la Historia Militar de Extremadura.

Se trata de sellos de curso legal autoadhesivos, de 40,9 x 28,8 mm, Tarifa A, para franqueo nacional de tarjetas postales y cartas normalizadas de hasta 20 gramos, que pueden adquirirse de forma individual o en pliegos completos de 25 unidades. La imagen central es el busto del rey, realizado por el escultor extremeño Estanislao García Olivares, que habitualmente preside todos los eventos organizados por la Asociación, y que a su vez es réplica de la magnífica estatua que preside la plaza de Santo Martino de León, ya que nuestra ciudad de Badajoz no cuenta aún con un monumento que honre de forma adecuada a tan trascendental personaje.

Pliego de 25 sellos de Alfonso IX y postal conmemorativa de la conquista de Extremadura (AHMAIX)

Como es habitual en este tipo de ediciones conmemorativas, los sellos se acompañan de tarjetas postales con una imagen alegórica, que en este caso es una composición digital que representa las conquistas principales del rey Alfonso IX en Extremadura: Cáceres en 1229, Mérida y Badajoz en 1230, y la batalla campal de Alange, donde las huestes leonesas derrotaron al ejército de socorro liderado por Ibn-Hud al-Mutawakkil, el caudillo musulmán que había reunido la mayor parte del poder en Al Ándalus a la caída de los almohades, lo que permitió prolongar el reino hasta el río Guadiana, como reza el lema en latín que orla todo el conjunto.

A diferencia de otros personajes de la Edad Media española, el reinado del conquistador de Badajoz ha quedado eclipsado en nuestra memoria debido a que Alfonso IX fue el último rey independiente de León antes de su fusión definitiva con Castilla bajo el cetro de su hijo, Fernando III, y la mayoría de las crónicas y anales que se han conservado proceden del bando rival castellano, que como en el caso de la fundamental de “De rebus Hispaniae” (Historia de los Hechos de España), redactada por Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo en el siglo XIII, despacha su largo y productivo reinado de 42 años con un solo párrafo.

Tal como decía el Dr. García Fitz, eminente medievalista de la Universidad de Extremadura, en su intervención en el estupendo ciclo de conferencias de la Edición Cultural de las Fiestas de la Almossassa de este año, organizado por la Asociación Amigos de Badajoz, sobre Alfonso IX pesa “la maldición del historiador”, no se puede investigar y describir aquello de lo que no existen fuentes. Pero como lo que sí se produjeron fueron hechos, y hechos fundamentales en nuestra historia, como la primera convocatoria del pueblo llano a una sesión de cortes o, en este caso, la conquista de las principales localidades de Extremadura, la AIX quiere ayudar con esta tarjeta postal y estos sellos conmemorativos a fijar en nuestro imaginario colectivo esas hazañas militares fundamentales para que hoy seamos quienes somos.

Estos sellos serán utilizados en la correspondencia oficial de nuestra asociación con las instituciones, pero también podrán ser adquiridos por los que estuvieran interesados, dirigiendo su solicitud al correo electrónico de la AIX (info@ahmaix.es), al precio de 2€ la unidad y 0,80€ la tarjeta postal.

Detalle de la tarjeta conmemorativa de las conquistas de 1229 y 1230 junto al sello de Alfonso IX (AHMAIX)

Los miembros de la AIX se encuentran ahora preparando la siguiente convocatoria de las Jornadas de Historia Militar de Extremadura, interrumpidas por la pandemia, que esperamos puedan celebrarse en el primer trimestre del año que viene, y que serán debidamente anunciadas una vez se concreten todos los apoyos de las habituales entidades colaboradoras.

 

Noticia en la prensa digital de Badajoz…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La AlMossasa 2021 dedica su ciclo de conferencias a la figura de Alfonso IX

La ciudad de Badajoz vuelve a celebrar el origen árabe de su fundación con una nueva edición marcada de nuevo por las restricciones del COVID 19, por lo que no podremos disfrutar del animado mercado de la Plaza Alta ni desfiles o pasacalles, pero tal como ha declarado la concejala de Ferias y Fiestas, Lara Montero de Espinosa, en la rueda de prensa en la que se ha hecho público el programa de las fiestas, se potencia el aspecto cultural con las conferencias y exposiciones de la II Edición Cultural Al Mossassa 2021.

La Asociación Amigos de Badajoz ha dedicado este año a la figura del rey Alfonso IX de León, quien conquistó nuestra ciudad el año de 1230, incorporándola a su reino en vísperas de su unión definitiva con Castilla, que se produciría tras su fallecimiento, pocos meses después.

Tras más de veinte años desde que a finales de los noventa esta asociación promoviera que el origen islámico de la fundación de Badajoz era un hecho singular digno de ser recordado y celebrado, pocos pacenses desconocen la figura de Ibn Marwan o que la taifa de Badajoz fue el reino más extenso en los que se descompuso el Califato de Córdoba, cuyo territorio alcanzaba hasta el Atlántico, incluyendo la actual Lisboa.

Pero sin embargo, no tantos pueden decir lo mismo del rey Alfonso IX, de quien se cumple este año el 850 aniversario de su nacimiento, que con la ocupación cristiana de la ciudad puso fin al dominio almohade, incorporándola definitivamente a la civilización occidental.

Por estos motivos, la AdB ha decidido poner el foco en este trascendental personaje y a través de su coordinador, D. Manuel Cienfuegos, ha conseguido reunir a unos ponentes de calidad excepcional que nos irán mostrando diferentes aspectos del monarca y de la época que le tocó vivir.

El edificio de las Casas Consistoriales acogerá las conferencias en su primera planta, mientras que la tradicional ubicación de la planta baja  presentará la colección de carteles anunciadores de esta fiesta desde sus inicios, como fondo de una exposición simultánea de réplicas de armas y otros complementos de los siglos XI y XII de la colección de Gabriel A. Ferrá, Gran Maestre del grupo de recreación “Fratres de Cáceres” y  maestro de esgrima antigua.

La Asociación Histórico-Militar Alfonso IX no puede dejar de felicitarse por esta iniciativa y mostrar su apoyo y agradecimiento a Amigos de Badajoz y a la Concejalía de Ferias y Fiestas, que quedará reflejado con la presencia de nuestro presidente, D. Julián García Blanco, en el acto oficial de inauguración del ciclo de conferencias, al que animamos a todos nuestros amigos a asistir.

Un rey trascendental para Extremadura

Publicado en el Diario HOY por CARLOS JAVIER SALGADO FUENTES

DOCTOR EN ESTADO DE DERECHO Y BUEN GOBIERNO POR LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
Lunes, 23 agosto 2021.

El 15 de agosto se cumplieron 850 años del nacimiento de Alfonso IX, el monarca que arrebató a los almohades Cáceres, Mérida y Badajoz.

      Alfonso IX, por Miguel Ángel Salgado (2021)

El pasado domingo, 15 de agosto, se cumplieron 850 años del nacimiento del rey Alfonso IX de León, un monarca que marcó un antes y un después para Extremadura, al arrebatar a los almohades las tres principales ciudades de la región: Cáceres, Mérida y Badajoz, que pasaron de esta manera a formar parte de un reino cristiano, el de León, que ha dejado un importante poso cultural en tierras extremeñas.

Nacido en la ciudad de Zamora en el año 1171, Alfonso IX alcanzó el trono leonés en el año 1188, con apenas diecisiete años de edad, tras el fallecimiento en Benavente de su padre, el rey Fernando II de León, figura de importancia también para Extremadura, ya que llegó a tomar en 1166 y 1167 Alcántara, Cáceres, Trujillo y Montánchez (si bien fueron recuperadas menos de una década después por los almohades), creando la Orden de Santiago en la ciudad de Cáceres (entonces denominada de los Fratres de Cáceres).

Por su parte, las primeras veces que el futuro Alfonso IX pisó Extremadura era apenas un niño, estando documentados tres viajes a Coria entre 1180 y 1183 (así como otro en 1185) del pequeño Alfonso acompañando a su padre, con quien acudió, junto al grueso del ejército leonés, a intentar recuperar Cáceres en 1184, mientras la Corte leonesa se hallaba reunida en Ciudad Rodrigo, esperando unos resultados positivos que tras cuatro meses de asedio no llegaron.

Ya en el año 1188, tras el fallecimiento de Fernando II, Alfonso IX se disponía a heredar un Reino de León en una complicada coyuntura económica y con su madrastra, Urraca López de Haro, intentando boicotear su coronación, alegando que el matrimonio de Fernando II y Urraca de Portugal (del que nació Alfonso) había sido anulado por el Papa por ser primos segundos. Bien es cierto que, para dicha nulidad, fue clave que el oro ofrecido por la alianza Castilla-Inglaterra a Roma para anularlo (al no ver con buenos ojos castellanos e ingleses ese matrimonio por implicar la alianza entre León y Portugal) superaba al ofrecido por los leoneses para que el Papa avalase la continuidad del enlace.

A estas dificultades, Alfonso IX tuvo que añadir al coronarse que el reino leonés se hallaba en guerra abierta con los territorios colindantes, siendo especialmente virulento el conflicto con Castilla, que amenazaba sus fronteras orientales. Una difícil situación que motivó que convocase Cortes en abril de 1188, a las que por primera vez en la historia se convocó con voz y voto a representantes del pueblo llano elegidos por las principales ciudades y villas del Reino de León, caso de Coria, que envió representación a estas Cortes, reconocidas por la Unesco como Cuna del Parlamentarismo a nivel mundial.

De esta manera, se iniciaba el reinado de Alfonso IX, que en el proceso de la Reconquista tuvo que esperar a tomar Alcántara en 1213 para poder traspasar la línea del Tajo. Un hecho que implicó la posterior conversión en 1218 de la Orden de San Julián del Pereiro en Orden de Alcántara, fijando esta su sede en Alcántara por orden del propio Alfonso IX, y por cuya naturaleza propia del Reino de León recibió importantes territorios en la actual Extremadura con el avance del proceso de la Reconquista. Asimismo, también los recibió la otra orden leonesa, la de Santiago, llegando a tener en Llerena su sede el priorato de San Marcos de León o diócesis de León de Santiago, bajo el que se gobernaron hasta 1873 los territorios que poseía la Orden de Santiago en el antiguo Reino de León.

Por otro lado, con el paso de Alcántara ya desbloqueado, este monarca continuó con su avance hacia el sur, tomando en 1218 Alburquerque y en 1221 Valencia de Alcántara, lo que allanó el camino para la toma de Cáceres en 1229, que suponía la llave del entramado defensivo almohade en Extremadura, pasando tras ello a manos leonesas en 1230 Mérida, Badajoz, Montánchez u Olivenza.

En cuanto a su política interior, Alfonso IX buscó afianzar poblacionalmente la actual Extremadura, para lo cual otorgó fueros a Coria, Cáceres y Badajoz, reforzó la posición de Alcántara como sede de una orden, y creó el concejo de Galisteo, fortificándolo para asegurar el paso del río Jerte en dicho punto, sumándose a Granadilla como lugar estratégico para la defensa oriental del reino leonés.

Además, fuera de Extremadura, cabe destacar en el ámbito cultural la decisión de este monarca de crear en el año 1218 el Estudio General del Reino de León en Salamanca, que pasó a ser la principal institución educativa leonesa, y que con el reconocimiento de la universalidad de sus títulos por el Papa Alejandro IV en 1255 pasó a confirmarse como uno de los centros docentes más importantes de Europa, siendo actualmente la Universidad de Salamanca la más antigua de España.

Finalmente, Alfonso IX falleció el 24 de septiembre de 1230 en la localidad gallega en Sarria, con 59 años, en plena peregrinación a Santiago para agradecer al apóstol la exitosa campaña de Extremadura. En todo caso, ocho siglos y medio después de su nacimiento, resulta innegable la importancia que tuvo su figura para diversas localidades extremeñas y, especialmente, para el posterior desarrollo de Cáceres y Badajoz, las dos capitales provinciales y principales ciudades de la región, que tienen dedicadas respectivamente una estatua y un mural de azulejos en honor a la figura de este monarca nacido hace 850 años.

 

Badajoz en Paisajes de Guerra

Paisajes de Guerra (PAdGUE) es un proyecto de investigación de la Universidad de Alicante, financiado por la fundación BBVA, con la finalidad de poner en valor los campos de batalla de la Guerra de la Independencia y ciudades que sufrieron importantes asedios.

De carácter interdisciplinar, pues en él participan especialistas en Historia Contemporánea, Historia del Arte, Patrimonio, Turismo, Didáctica, Comunicación Audiovisual e Ingeniería Multimedia, utiliza una plataforma informática inteligente, conocida como “Web Semántica” en la que se han creado una serie de recursos que están etiquetados, relacionados y geolocalizados, que están disponibles para su uso por otras aplicaciones sobre dispositivos móviles.

http://ahmaix.es/wp-content/uploads/2021/08/PAdGUElogo.jpg
 Imagen de perfil de Paisajes de Guerra

El coordinador del proyecto, D. Rafael Zurita, contactó con la Asociación Alfonso IX para la redacción del capítulo dedicado a los asedios de Badajoz, y tras numerosas conversaciones y cruce de correos, en octubre de 2020 se presentó en nuestra ciudad el equipo de grabación, con quién recorrimos los diversos escenarios. Nuestro compañero Carlos Sánchez Rubio les guió por la fortificación abaluartada, grabándose diversas intervenciones en el Baluarte de Santiago y, principalmente, en el Fuerte de San Cristóbal, y posteriormente Fernando Ortiz les acompañó en la visita al Palacio de Capitanía, para conocer la exposición permanente del General Menacho.

          Explicando los intentos de asalto británicos a San Cristóbal
Grabando en el Palacio de Capitanía
Grabando en el Palacio de Capitanía

El tercero de los «artistas invitados» por Badajoz fue nuestro amigo Curro Agudo Mangas, que desde la Sala de las Batallas del Museo de la Ciudad nos habla de los maravillosos dioramas allí custodiados en los que él participó: el juego de cuatro escenas de la batalla de La Albuera, la entrada de Menacho en Badajoz y la brecha de la Trinidad, del asedio británico de 1812. Además de describir algo de las peripecias constructivas de estas obras de arte y cómo llegaron a este Museo, cita la labor de asesor histórico realizada por nuestro amigo Álvaro Meléndez, imprescindible para que contaran con el máximo rigor del que ahora hacen gala.

En la Sala de las Batallas del Museo de la Ciudad

Además del estupendo audiovisual, la página incluye 65 interesantes recursos asociados entre documentos, cartografía, iconografías, biografías… aportada también por los amigos del blog Badajoz 1811-1812.

Este mes de agosto el equipo de PAdGUE ha finalizado por fin la carga en su portal web de toda la documentación correspondiente a los asedios de Badajoz… 

No dejéis de ver el vídeo completo en:
              https://youtu.be/7zRd_AToH7s

Y de visitar la página de Paisajes de Guerra, en su apartado de Badajoz:

              https://www.patrimonio-paisaje-guerra.es/campos-batalla/_k35oe8oe5ovzz

O de la Batalla de la Albuera:

              https://www.patrimonio-paisaje-guerra.es/campos-batalla/_k35oe8oe5ovvv

Salvador Amaya y Amanda González, socios de honor de la AIX

El pasado viernes, 28 de mayo de 2021, la Asociación Histórico Militar Alfonso IX de Badajoz hizo entrega de los nombramientos de socios de honor al escultor Salvador Amaya y a Amanda González.

Este acto había quedado aplazado desde febrero del año anterior, en que se aprobó la decisión de la Asamblea Ordinaria, por la llegada de la pandemia y el consiguiente estado de alarma.

Salvador y Amanda, con Julián García Blanco
(Salvador y Amanda, acompañados por Julián García Blanco)

Tras las palabras de bienvenida, el presidente de la AIX, Julián García Blanco, hizo un breve relato de la trayectoria profesional de nuestros invitados y expresó las razones por las que se les concedía esta sencilla distinción.

Posteriormente el Sr. Secretario, D. Carlos de Andrés, procedió a la lectura de las actas de nombramiento, que les fueron entregadas por el presidente, junto con el distintivo de la asociación.

http://ahmaix.es/wp-content/uploads/2021/05/SalvadorSocioHonor.jpg
                                (Salvador, socio de honor de la AIX)

Tanto Salvador como Amanda pronunciaron unas breves palabras de agradecimiento, con las que recordaron a todos los que realizan una labor callada para defender la historia de España y animaban a la AIX a continuar con esta tarea.

http://ahmaix.es/wp-content/uploads/2021/05/AmandaSocioHonor.jpg
(Amanda, socio de honor de la AIX)

 

Este acto, el primero realizado de forma completamente presencial tras la finalización del estado de alarma, contó con una amplia representación de nuestros miembros, que posaron al finalizar con nuestros amigos, como recuerdo de esta agradable jornada.

          (Los socios asistentes al acto acompañan a los homenajeados)

 

Puedes ver el acto completo aquí:

Acto de nombramiento socios honor 2021

 

 

 

 

Número extraordinario de la REEX dedicado a las Jornadas de Historia Militar de Extremadura

Acaba de ver la luz el último número de la prestigiosa Revista de Estudios Extremeños, decana de las publicaciones culturales de nuestra región. El número especial del año 2020, dedicado en exclusiva a las Jornadas de Historia Militar de Extremadura, organizadas por la Asociación Histórico Militar Alfonso IX el pasado mes de noviembre.

           Número especial de la REEX dedicado a las Jornadas de Historia Militar

Presenta la obra D. Fernando Cortés, director de la revista, que describe el transcurso de la fase presencial de las jornadas en la que los ponentes que optaban a los premios de la convocatoria presentaron sus trabajos en breves intervenciones que pueden visualizarse en la página web de las Jornadas  (http://jhmex.es/).

En la introducción, D. Julián García Blanco, presidente de la AIX, expone los objetivos que se marcó la asociación para este proyecto, que se han alcanzado sobradamente a la luz de la elevada calidad de las numerosas ponencias presentadas.

Y a continuación la recopilación de todos estos trabajos, de muy variada temática,  entre las que destacan aquellos que fueron premiados por el jurado de las Jornadas.

Puedes descargar este número especial de la Revista de Estudios Extremeños aquí:

Día del Recuerdo 2021

Un año más, hoy es 6 de abril. Y de nuevo, desde la Asociación Alfonso IX, hemos querido celebrar, como ya es nuestra tradición, el Día del Recuerdo.

Recuerdo a cuantos dieron sus vidas en la lucha por conquistar o defender Badajoz, en una iniciativa que cumple ya tres años, y que esperamos continúe en el tiempo. Ya sea de forma presencial como el primer año, semipresencial como en esta ocasión con los protocolos de distancia social, o incluso de forma virtual como se celebró el año pasado. Lo importante es no dejar de recordar. Porque una ciudad que no recuerda su historia, su pasado, no puede avanzar.

Desde la Asociación Histórico Militar Alfonso IX nos marcamos como uno de los objetivos principales de nuestra acción investigar, conocer y comprender nuestra común historia militar. Y quisimos desde el primer momento tener una fecha simbólica para recordar a todas aquellas personas que de otra forma el tiempo acabaría sepultando bajo la losa de la desmemoria. La fecha elegida fue el 6 de abril, cuando se conmemora que las tropas británicas lanzaron su definitivo ataque a una ciudad defendida por el ejército napoleónico en 1812. Hoy, 209 años después, nos hemos reunido ante las murallas de Badajoz, en el mismo lugar que centenares de soldados vieron por última vez antes de morir aquella noche. El 6 de abril pelearon por la ciudad dos de los mayores ejércitos del mundo de la época, y aquí dejaron a muchos soldados muertos en ambos bandos.

Desde el principio nos ha parecido que esta efeméride mostraba claramente cómo Badajoz ha sido a lo largo de los siglos un cruce de caminos de numerosos ejércitos, que han tratado de conquistarla o defenderla (a veces incluso ambas cosas), en nombre de las más diversas banderas, ideologías e incluso creencias religiosas.

Pero cualquier otra efeméride hubiera sido igualmente válida para recordar a tantas personas, la mayoría anónimas, que encontraron aquí su final. Desde la toma del reino aftasí de Badajoz por el ejército almorávide en el año 1095, hasta la conquista de la ciudad en agosto de 1936 por las tropas franquistas. En todo ese arco de más de 800 años, esta ciudad y sus sucesivas murallas han visto pasar ejércitos musulmanes y cristianos durante la Edad Media; leoneses, castellanos y portugueses en la Edad Moderna; españoles, portugueses, franceses, británicos, holandeses y alemanes en la Contemporánea… A todos y cada uno de ellos se dirige nuestro recuerdo de hoy, simbolizado en el monolito del Parque de los Sitios, que rinde homenaje a cuatro naciones. Cualquier fecha serviría para el recuerdo de tantas vidas perdidas, y en Badajoz las hay a decenas para elegir.

Pero no queremos recordar para quedarnos anclados, ni para añorar tiempos pasados de grandeza o para lamentarnos por vergonzosas derrotas sufridas, que de todo han visto estas murallas. Desde la Asociación Alfonso IX entendemos que debemos recordar para comprender. Para comprender en el más amplio sentido de la palabra. Para entender por qué las decisiones que marcarían la vida de la ciudad se tomaron en uno u otro sentido, entender por qué una derrota podía servir para que Badajoz avanzase o un triunfo evitaba el progreso de la ciudad durante décadas. Investigar para comprender cómo se ha formado Badajoz a lo largo de los siglos, sin caer en sentimentalismos, pero tampoco en falsos dilemas que se nos tratan de imponer. Sin dejarnos arrastrar por prejuicios de valor ni divisiones artificiales que solo buscan el enfrentamiento, no el conocimiento. Investigar y divulgar para comprender.

Hoy día se ha avanzado mucho en el conocimiento y divulgación de la historia de la ciudad y en la recuperación de personajes que estaban casi olvidados y que resultan de importancia fundamental para la historia de Badajoz. Por eso, solicitamos a toda la sociedad responsabilidad para evitar discusiones interesadas, susceptibles de manipulación para satisfacer aspiraciones políticas. Desde la Asociación Histórico Militar Alfonso IX reclamamos no formar parte de ningún bando, ni encuadrarnos en ningún equipo, sino que buscamos trabajar para un mejor y más profundo conocimiento de nuestra ciudad y su pasado militar.

Desde esta postura creemos que cobra todo el sentido la celebración de un Día del Recuerdo, en el que la memoria nos hace recuperar, siquiera por un momento, las vidas de tantas personas que lucharon por un Badajoz mejor, fueran cuales fueran sus ideales.

 

Comienzan las Jornadas de Historia Militar de Extremadura

Hoy, día 5 de noviembre de 2020, comienzan en Badajoz las Jornadas de Historia Militar de Extremadura, organizadas por nuestra asociación en colaboración con otras entidades de la región. 

Ha sido un largo camino, que comenzó hace más de un año, que hubo que interrumpir el pasado mes de marzo, a poco menos de una semana para el comienzo debido a la actual pandemia. 

Las ponencias podrán ser seguidas a través del canal de YouTube de la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País, en cuyo salón de actos se desarrollan las Jornadas. Posteriormente serán también difundidas en nuestros canales de comunicación. 

Os dejamos el programa definitivo de las Jornadas:

Balas de cañón, bombas de mortero y granadas de obús…

Reapertura de la Exposición Permanente de Menacho

El 15 de octubre el antiguo Palacio de Capitanía de Badajoz volvió a abrir sus puertas tras un largo periodo cerrado al público, pues a los desperfectos de la fachada producidos por los temporales de primavera se sumó la llegada de la pandemia.

Para esta esperada ocasión se ha presentado una exposición temporal sobre la Operación Balmis, con fotografías y materiales utilizados por las unidades de la Brigada Extremadura XI en su lucha contra la pandemia.

Pero también hay novedades en la Exposición Permanente del General Menacho. La Sala 2, dedicada a los sitios de Badajoz, acoge ahora los proyectiles de artillería cedidos por la Jefatura Superior de Policía de Badajoz, conservados en sus instalaciones tras diversas actuaciones del grupo TEDAX en varios edificios del casco antiguo de la ciudad.

La Jefatura Superior de Policía hace entrega de los proyectiles
La Jefatura Superior de Policía hizo entrega de los proyectiles

La entrega oficial se hizo el año pasado, pero el estado de conservación de los proyectiles, tras más de doscientos años incrustados en suelos y paredes, con la lógica humedad y corrosión, hacía necesario un tratamiento de conservación/restauración, que corrió a cargo de nuestro especialista Juan Altieri. A la eliminación de la capa de suciedad y corrosión formada sobre las superficies le siguió un tratamiento de protección que evitara nuevas oxidaciones, manteniendo el aspecto original de unas piezas de hierro fundido con esa antigüedad.

Estado en que se encontraban algunos proyectiles

Debido a lo reducido de los espacios disponibles, se limitaron los fondos expuestos a una muestra lo más amplia y significativa posible de los artefactos lanzados a miles sobre nuestra ciudad durante los cuatro asedios sufridos en poco más de un año, entre febrero de 1811 y abril de 1812.

Se trata de tres balas de cañón de artillería de sitio, de 8, 12 y 24 libras respectivamente, una granada de obús de a 9 y una impresionante bomba de mortero de a 12, de casi 50 kg de peso.

Las balas son bolas macizas de hierro fundido con las que se machacaban insistentemente las murallas para tratar de derribarlas, abriendo así la brecha necesaria para el asalto final, y aquellas cuyos tiros quedaban altos, pasaban por encima de los muros e impactaban en los lugares más inesperados de la ciudad.

La bomba y la granada son bolas huecas, con un grosor de tres a cuatro centímetros de hierro, que en su momento se rellenaban de pólvora y lanzadas con una rudimentaria espoleta de madera explosionaban en el aire lanzando sus tremendos fragmentos sobre los sufridos defensores. También hay en la colección algunos de esos “cascos de metralla” que batían un radio de unos 20 metros alrededor del punto de explosión, destrozando todo lo que encontraban a su paso.

En el Diario de Menacho, algunas de cuyas hojas en facsímil se pueden contemplar en la siguiente sala, recogía día por día el número de balas de cañón, bombas de mortero y granadas de obús que caían sobre la ciudad sitiada, gracias al arriesgadísimo trabajo realizado por los vigías situados en la torre de la Catedral. Caían las granadas, que los obuses no caen, pues son las piezas que las disparan y normalmente quedaban en sus asentamientos. Precisamente un obús corto “de a 5” (unos 115 mm de calibre, de unos 1800 m de alcance máximo) comparte vitrina expositora en la misma sala.

Bien que podrá calcularse por el que sepa que solo en doce horas arrojaron 658 granadas, 730 balas y 152 bombas, que en todo componen 1540 tiros. Sin embargo que por más cuidado que hubiese en la Torre de San Juan, se cree con evidencia fueron muchos más los tiros.[1]

Como vemos, un observador avezado podía distinguir los tiros hasta el punto de llevar el conteo diferenciado de unos y otros. Por el sonido, el tiempo de duración de la trayectoria y la manera de impactar, básicamente…

Trataremos de explicarlo, combinando los proyectiles con las armas que los disparan:

Los cañones disparan en esta época normalmente balas macizas de hierro fundido. Su trayectoria es tensa, lo que los militares llaman “el primer sector”, por lo que necesitan “ver su objetivo”. De ahí todo el trabajo de zapa para ir aproximando los asentamientos de los cañones cada vez más cerca de las murallas, ya que el sistema abaluartado tenía su fuerza precisamente en ocultar sus muros en los fosos, tras los taludes que bordeaban el perímetro del camino cubierto, obligando de esta manera al atacante a aproximar sus cañones casi hasta el borde del foso para poder batir con eficacia el sector de la muralla elegido para abrir brecha.

Los morteros, por el contrario, tiran por “el segundo sector”, con un ángulo grande que les permita pasar por encima de las murallas, de los obstáculos en general, para caer sobre sus enemigos. Y como el disparo les llega desde arriba, el efecto mayor lo provoca disparando proyectiles huecos rellenos de explosivo que estallen en alto lanzando la metralla con fuerza sobre el suelo, y todo lo que haya sobre él.

Esos proyectiles huecos son las bombas, si tienen un calibre grande, entre los 215 y los 325 mm, y las granadas, si su calibre es menor (entre los 105 y 166 mm).

¿Y los obuses? Pues los obuses son unas armas que pueden tirar tanto en tiro tenso (1er sector) como por elevación (2º sector). Son muy versátiles, ya que se pueden utilizar para finalidades distintas, pero en su defecto hay que decir que, en esta época, tenían que ser de pequeño calibre (disparaban por tanto granadas) ya que los afustes no permitían grandes elevaciones en tubos muy largos y pesados como los de los cañones de gran calibre.

Así pues, en la exposición del Palacio de Capitanía, podemos ver ahora balas de cañón, bombas de mortero y granadas de obús, con obús incluido. Una buena ocasión para fijar conocimientos de la forma más gráfica posible…

Balas, bombas y granadas en la Sala 2

[1]  Del Diario de Menacho, correspondiente al 26 de febrero de 1811.

Nueva fecha para las Jornadas de Historia Militar de Extremadura

cartel de las JHMEX

El pasado mes de marzo tuvimos programada la presentación de las primeras Jornadas de Historia Militar de Extremadura en la Sala de Conferencias de la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País, pero hubo que suspenderlas por el establecimiento del estado de alarma, a consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Han transcurrido ya unos meses y comprobamos que aún tendrán que pasar bastantes más para que podamos volver a nuestra añorada normalidad, pero la vida sigue y desde el comité organizador pensamos que debemos seguir adelante para difundir los excelentes trabajos de los participantes y que se resuelva el fallo del jurado que permita premiar a los mejores.

Organizadas por la Asociación Histórico-Militar Alfonso IX, con el apoyo de la Brigada Extremadura XI, la Diputación de Badajoz, la Fundación CB y la RSEEAP, estas Jornadas congregan a estudiosos e investigadores para difundir y publicar sus trabajos relacionados con la Historia Militar de Extremadura.

En ellas han tenido cabida, no solo los trabajos específicamente militares, sino todos aquellos que se han presentado relacionados con este ámbito, como pueden ser obras escritas dedicadas a la arquitectura, pintura, o escultura relacionadas con la faceta militar de Extremadura.

Todas las obras remitidas serán publicadas en la Revista de Estudios Extremeños, en un número especial dedicado a las Jornadas, y deberán poder ser presentadas por sus ponentes, bien de forma presencial o mediante videoconferencia, en la Sala de Conferencias de la sede de la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País, entre el 5  y el 7  de noviembre de 2020.